Inicio coronavirus Medidas pos coronavirus para el turismo: una visión interna

Medidas pos coronavirus para el turismo: una visión interna

101
0

Quizás sea innovador utilizar algunas de las in­fraestructuras de Bávaro, para medicalizarlas o con­vertirlas en hospital, con la asistencia o participación accionaria de importantes hospitalarios del exterior, iniciando un gran proyecto con marca internacional de turismo de salud.

Tal proyecto contribuiría enormemente a cementar la imagen de un país segu­ro, y existen ya precedentes de hospitales que mantie­nen amplias relaciones a ni­vel internacional.

Mientras tanto hay mu­chas ideas germinando que utilizar. La emisión por el Estado de una Certificación de “Hotel Libre de Virus” se­ría un elemento para ven­der el concepto de patrón mundial del turismo segu­ro, una imagen de marca, “REPÚBLICA DOMINICA­NA LO TIENE TODO, Y ES SEGURO”.

Esta labor sería conjun­ta de los sectores público y privado donde corres­ponderá a los Ministerios de Salud y Turismo elabo­rar, junto al sector privado los protocolos de salud co­rrespondientes locales tu­rísticos, y respaldarlo con el reconocimiento de or­ganismos internaciona­les como la OMS y la CDC en EE. UU. Se declararían “zonas de turismo segu­ro”, permanentemente desinfectadas, y cuyas en­tradas aéreas y terrestres sean restringidas median­te algún “certificado de in­munización”.

En los aeropuertos o en­tradas a estas áreas, desti­naremos parte de los “test kids” de pruebas que reciba el país para hacer las prue­bas sobre el terreno, cuan­do cámaras térmicas per­ciben altas temperaturas u otros síntomas del corona­virus. También trataremos de que las aerolíneas tomen medidas en el origen.

El precio será otro ele­mento primordial del mer­cadeo. Actualmente, en Madrid se inició un con con­cepto para el comercio que puede ser aplicado en nues­tro sector hotelero, y es el del “bono”, en realidad una “preventa” mediante la cual la cadena hotelera vendería una reservación ahora para la temporada de invierno, a un precio con alto descuen­to, conectando así tempra­no con el cliente.

El “Survey” de turistas americanos revela que un 42% está dispuesto a re­servas de vacaciones desde ahora con una oferta ten­tadora. El Gobierno puede cooperar con esta alterna­tiva eliminando impuestos como el ITBIS, el del pasaje aéreo, y otros gravámenes, a un número de paquetes vacacionales para alimen­tar el atractivo de la desti­nación, y la correspondien­te demanda, haciéndonos competitivos. Económica­mente la estrategia es total­mente asumible.

De acuerdo con el Banco Central el ingreso global por turista el año pasado ronda­ba en unos US$ 150.00 dia­rios, 1,050.00 a la semana. El costo promedio de un pa­quete en el mercado ameri­cano ronda en US$ 900.00 neto de los pagos al turope­rador y los boletos.

Los 3 impuestos, que son calculados sobre la tarifa APA negociada con turismo, no aplican sobre la totali­dad del paquete, represen­tan en promedio más del 10% del costo del paquete. Este monto es suficiente pa­ra generar recursos para cu­brir los costos e inversiones necesarios para cumplir con los nuevos protocolos de sa­lud en la comunidad y los locales de turismo.

En un reciente editorial del Periódico El País, se se­ñalaba que el turismo, post pandemia, requiere más in­versión y políticas activa de concentración de empresas, ya que abundan los nego­cios pequeños o microscó­picos.

Las decisiones de inver­sión deben tener como ob­jetivo garantizar más allá de cualquier duda la seguri­dad sanitaria en los viajes y en los alojamientos, y llevar tecnología al sector.

Un plan de choque espe­cífico para el turismo, con dinero público y privado, tiene sentido si las empre­sas entienden que ese plan, en el que deben estar impli­cados el gobierno junto a to­dos los sectores que partici­pan en el sector, significará nuevos servicios confiables y sostenibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here